Año 2004. 9ª etapa. San Juan de Ortega-Burgos

19 de Julio del Año del Señor del 2004. San Juan de Ortega- Burgos

Otra vez a andar de noche. Serían las 5:30 de la mañana cuando nos hemos puesto en camino. Así que con la noche cómo compañera y esperando no equivocarnos de camino, comenzamos la jornada de hoy.

Ya en Burgos

Llevamos 200 metros y Alicia me dice que la duelen los tobillos. La comento que se quedé en el albergue y que coja un autobús hasta Burgos. Pero me dice que no. Que hoy llega a Burgos pero que mañana es el último día, y que no puede más. ¡Bastante ha hecho con llegar hasta aquí con los tobillos cómo los tiene!. Espero que cuando lleguemos a Madrid puede descansar y reponerse adecuadamente.

Hemos desayunado en Atapuerca, la casa de los «hominidos», así que por el camino he venido haciendo un poco el «hominido» para intentar distraer a Alicia y que se olvide un poco de los dolores.Además, ¡es que se me da bien lo del «hominido»!.

El desayuno se ha compuesto de colacaos, sobaos y croisants. Energías para el cuerpo que lo va a necesitar, ya que después de Atapuerca hay unos dos kilómetros de subida por la sierra de Atapuerca.

En la cima nos hemos cruzado con un rebaño de ovejas y sus perros ovejeros. Delante de nosotros iba un peregrino que ha hecho un movimiento brusco para colocarse la mochila y un perro se le ha encarado. El peregrino se ha quedado quieto y ha sido el pastor el que ha separado al perro con un par de voces.

No le ha hecho nada, me imagino que el susto, pero un bicho tan grande como era el perro, y gruñendote a 2 metros de distancia, es para acojonarte…. ¡yo habría manchado los calzoncillos!.

Por si acaso he echado mano de la vara de peregrino que llevo en la mochila, pero no creo que hubiera servido de mucho. Seguramente el perro la habría utilizado como mondadientes después de masticarme.

En el pueblo hemos parado un buen rato para tomar un refresco y descansar, para afrontar los últimos tres kilómetros de nuestra etapa, ya que hemos decidido coger el autobús en Villafria hasta Burgos y así evitarnos los últimos kilómetros por los polígonos industriales de Burgos. Además los tobillos de Alicia lo agradecerán. Estos tres kilómetros han sido criminales. Hemos tardado algo más de una hora y Alicia lo está pasando muy mal. La he intentado convencer de llamar a un Taxi pero ha dicho que quiere llegar hasta Villafria, así que, cómo todo el mundo sabe, discutir con una mujer es tontería, por que nunca vas a conseguir nada.

Cogemos el autobús a la una del mediodía y nos ha llevado hasta Burgos. Nos dirigimos a la Catedral para sellar la credencial. Un refresco en la Plaza de la Catedral y a coger el autobús de regreso a Madrid.

Puerta Real. Burgos

Galería fotográfica de la etapa

Camino de Santiago 2004. 9etapa

Comentarios cerrados.